Sensibilidad, Cioran y un texto venidero

Llevo un tiempo excesivo (semanas, o incluso meses) intentando empezar la escritura de cierto texto que para mí resulta realmente importante (en especial por sus repercusiones prácticas en mi propia vida)… pero se me resiste. Demasiado complejo.

Hace unos días se me ocurrió buscar inspiración en la recopilación de fragmentos que tengo de algunas obras de Emil Cioran, pues comprenden algunos de los contenidos que quiero tratar en el texto.

Acabé entre sollozos, abrumado por su riqueza, su hondura, su sentimiento.

Más que ayudarme, me detuvo, pues veía mayúscula la dificultad de extraer algo concreto de semejante vastedad de temas, todos de impacto personal para mí. Incluso seguir leyendo la recopilación de pensamientos del escritor rumano fue impracticable, por el estado de parálisis que me había inducido el impacto. La sucesiva exposición a referencias de reverberaciones personales tan hondas e intensas, que en un instante disponían ante mí, desplegada, significativa parte de la complejidad que albergo en lo que respecta a mi cosmovisión y a mi emocionalidad en relación al mundo, la pluralidad de los contenidos a los que remitían las citas y la magnitud de los sentimientos que me infundían tales contenidos (más todavía por la emocionante elocuencia con la que estaban expresados) configuró en mi ánimo una experiencia tan desbordante, tan extrema, que no pude soportar la complejidad, la diversidad, la cantidad, la profundidad, y la realidad de todo ello… una realidad que se contrapone al ensimismamiento cotidiano que enmascara toda esa riqueza y simplifica cruelmente la vida.

Varios de mis sentires más hondos, que rara vez hallo a mi alrededor (ni aun sueltos), los encuentro juntos en Cioran… y lo que es más importante: con una seriedad y una intensidad semejantes a aquellas con las que yo los vivo.

Ciertamente entre el pensamiento del escritor y el mío hay grandes diferencias, pero las similitudes, aunque no agoten una suerte de núcleo de nuestras cosmovisiones, siguen resultándome pasmosas.

el-panete

Hoy, atípico día, he pasado buena parte del tiempo en esta mesa, releyendo aquellas citas, abandonado a los vaivenes emocionales evocados por sus palabras. Entre risas, asombro, lágrimas, sobrecogimiento, escalofríos, ilusión… Hoy, lo que entonces fue paralizante ha sido un resorte de vida, un hálito efímero de consciencia e inspiración… ambas previsiblemente caducas.

Las horas revelarán cómo de transitoria será la turbulencia que han imprimido en mí las experiencias de esta jornada. Cualquiera que este grado sea, hoy relumbrará localmente como un día de alienación atenuada, de vigilia más genuina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s