Hoy he visto tu sangre

Hoy he visto tu sangre
en otro cuerpo.
Hoy, que amainan ya mis heridas,
anegadas en el mar de mis ojos
tantas veces que la sal seca cubrió sus rostros,
he visto tu sangre cautiva,
presa, como tú en la mía.

Hoy he visto tu rostro
en otro rostro.
Entre linfas de formas vacías
un rumor familiar, hogareño,
de tu carne una isla y tu recuerdo
al borde de mi ojos,
atisbo de nosotros.

Hoy, que vivo cegado
a la belleza,
entregado a la aspereza de la vida
sin la tuya, a la inercia pretendida,
te he visto, como cada noche, pero de día.
Porque hoy, he visto tu sangre,
y he sentido como antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s