Escapar a la costumbre

¡Deshumanización es lo que ansío!
Burlar la ubicuidad de la astringencia
que impera en detrimento de la esencia,
de suerte articulando el albedrío
que habrá de ser de vida la sentencia.

¡Tan recio es el poder de la costumbre!
¡Tan dentro sus raíces arraigadas,
que ya lo humano no ha de resultar más
que contingente, y es mi pesadumbre
que hace sus embestidas necesarias…!

Estatúyese pues un referente,
de convencionalismo vertebrado
que, retirando la razón a un lado,
impone su normativa aquiescente
dejando al individuo limitado.

De esta manera se hace a la persona
cerrada, constreñida, circunscrita,
inmersa en una orquesta que le quita
la voluntad de obrar y condiciona
de una manera que acritud concita.

Incluso las mayores tentativas
de emanciparse de estas coerciones
abocadas están a ser acciones
libres en parte pero aún nativas
en el lenguaje de las convenciones.

¿Por qué de estos hábitos y normas
inundados hemos de habernos visto,
aun cuando muchos dejan desprovisto
de libertad y varían las formas
del ser humano de modo malquisto?

Quisiera yo de todo esto librarme.
Ser más consciente, libre, más holgado
en mi proceder y lo acostumbrado
abandonar, consiguiendo el desarme
de lo que los hábitos nos han dado.

Es por esto que rehuso lo humano
en tanto que artificio que hoy es dueño
del comportamiento y, en cambio, sueño
con la autonomía en lo cotidiano:
ensueño hoy; decidirá mi empeño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s