La esencia del amor

La esencia del amor es precisamente lo común a todo lo que llamamos «amores», y de hecho es lo que hace que cada uno de esos «amores» sean amor. Es más, la «esencia del amor» es precisamente lo que es el amor. Si un amor tiene cosas que no se incluyen en la «esencia del amor», entones esas cosas no son atributos del amor (pues si lo fueran vendrían incluidos en su «esencia del amor»). La «esencia del amor» y el amor son una misma cosa. La aparente pluralidad de amores son en realidad todos amor pero con valores distintos de ciertas variables que la «esencia de amor» deja sin fijar, o sea, cada uno de esos «amores» incluye la «esencia del amor» (que básicamente equivalente a decir que efectivamente cada uno es amor), pero sus diferencias radican en los valores de dichos grados de libertad. Por ejemplo, hay muchos perros diferentes, pero todos son perros por algo que tienen en común, que es la «esencia de perro» (que al fin y al cabo no es otra cosa que la definición —la más precisa que tengamos, no la de la RAE— de perro), estando no obstante libres variables como razatamaño, etc.

Es decir, que alguien sienta más amor hacia su actual pareja (por ejemplo) que hacia la anterior, no significa que el nuevo sentimiento se acerque más a la «esencia del amor», sino que el sentimiento nuevo es un amor con una o más cualidades potenciadas (más intenso, más maduro, etc.), igual que un perro puede ser más rápido o más grande. Ambos amores (el sentido por la pareja actual y el sentido por la anterior) participarán de la «esencia del amor», o sea, son amor.

Dicho esto, entiendo que determinar con precisión la «esencia del amor» (o sea lo que entendemos por amor) es difícil, o incluso imposible (puede que la realidad no sea en este caso tan precisa como el lenguaje lo pretende), pero no porque sea algo inalcanzable porque siempre podemos amar más, sino por la complejidad de extraer lo común a todos los amores.

Más allá de esto, entiendo que el concepto de «amor» es arbitrario y los sentimientos de las personas a este respecto son un continuo desde máximo odio hasta máximo amor, o más bien el tema del amor es más complejo que una mera recta con extremos odio-amor y no puede separarse de otros sentimientos transversales. En ese sentido, el límite entre lo que llamamos «amor» y lo que no, es gratuito, y por tanto no tiene ninguna relevancia la «esencia del amor» (en concreto «la esencia del amor» sería dependiente de donde nos venga en gana poner el límite entre «amor» y «no amor»).

En particular, y a modo de ejemplo, entiendo que la reformulación pertinente de una oración como «nunca llegamos a conocer la verdadera esencia del amor» sería algo así como «nunca llegamos a conocer cuánto puede potenciarse el amor (o mejor dicho las variables que define pero deja libres)» (tratando correctamente el tema de la «esencia del amor») o más bien «nunca llegamos a conocer cuánto amor podemos llegar a sentir» (yendo más allá —lo cual entiendo que es lo más preciso y real— y reconociendo las limitaciones del concepto de «esencia del amor», sustituyendo su uso por el de terminología acorde a una concepción continua de las emociones humanas, en el sentido arriba mencionado).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s